VIAJAR A PARIS: ¿Cómo ir desde el aeropuerto de Orly al centro de París?

París es una ciudad maravillosa, todos sus rincones y monumentos están llenos de encanto.

Por eso, te voy a dar toda la información sobre la manera más rápida y económica de llegar al centro de París desde el aeropuerto de Orly, porque no importa si tienes muchos días o si solo dispones de unas horas para visitar la ciudad, París es visita obligada.

Obviamente la opción más rápida y cómoda será la de coger un taxi o un Uber, pero antes de plantearte esa opción, he de decirte que Paris es una ciudad bastante cara y por tanto, en este caso la opción de ir en taxi la descarto.

Aún así, no tienes de qué preocuparte, porque el camino es muy sencillo y te lo voy a explicar paso a paso para que no tengas la más mínima duda.

VIAJAR DEL AEROPUERTO DE ORLY A PARIS

¿Estás deseando llegar al centro de París para tener estas vistas? Pues estás a punto de conseguirlo...

Paris Torre Eiffel

Vamos a simular que queremos ir a la Torre Eiffel desde el aeropuerto de Orly.

Saliendo de la terminal encontrarás una zona con dársenas en la que se encuentran todos los autobuses. Tendrás que buscar la dársena en la que ponga OrlyBus. En el caso de Orly Sud, se trata de la dársena número 4.

OrlyBus Paris

Dársena 4 aeropuerto Orly Sud

OrlyBus Paris 2
OrlyBus

Tanto si tu vuelo ha llegado a la terminar Sur (Orly Sud) como si estás en la terminal Oeste (Orly Ouest) el autobús va a ser el mismo, ya que el OrlyBus para en las dos terminales. 

Justo al lado de la dársena donde para el OrlyBus encontrarás unas máquinas para comprar el billete ya que no se venden en el autobús o, si tienes suerte y está abierta, también hay una ventanilla en la que lo puedes comprar.

ORLYBUS- LA MANERA MÁS RÁPIDA DE LLEGAR AL CENTRO DE PARÍS

El precio del OrlyBus es de 8,30€.

Este autobús te dejará en la parada de Denfert-Rochereau.

Una vez que bajas del autobús encontrarás a la derecha este edificio:

Estación metro y RER Denfert-Rochereau

Ahí cogerás el metro línea M6 dirección ETOILE (la línea verde) que te lleva directamente y sin trasbordos a la Torre Eiffel.

¿CÓMO MOVERSE EN TRANSPORTE PÚBLICO EN PARÍS? EL METRO DE PARÍS

El billete que tendrás que comprar en este caso es el billete sencillo para la zona de París- 1,90€

Aquí tienes un ejemplo del billete que tienes que seleccionar:

(NO PIERDAS EL BILLETE, PUEDE SERTE ÚTIL A LO LARGO DEL CAMINO)

Y ahora solo tienes que seguir este camino: 

linea M6 Paris
linea M6 Paris - 2
linea M6 Paris - 3

En ocasiones, el metro de París parece que es un poco lioso porque para llegar al metro te encuentras con las vías del tren RER, pero no te preocupes, en este caso es muy sencillo y solo tienes que seguir los carteles de M6 Etoile.

No entres en pánico si de repente te encuentras de nuevo con los tornos (a mí casi me da algo cuando los volví a ver y pensé que tendría que volver a comprar otro billete), el mismo billete que has usado para pasarlos la primera vez te valdrá para pasar estos.

tornos metro Paris
M6 metro París


Y has llegado a tu andén….

Aquí tienes las diferentes paradas dependiendo de donde prefieras bajarte. A mí la que más me gusta es la de Trocadero, ese mirador con la Torre Eiffel de fondo me parece impresionante. El trayecto será de unos 15 minutos aproximadamente. 

La vista desde ahí es una maravilla, ¿verdad? Ahora solo te queda disfrutar de tu día o tus horas en París, la ciudad del amor.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Tienes alguna sugerencia que hacerme si has estado allí? Si tienes cualquier otra duda no dudes en escribirme, que quedarse con dudas es muy malo 🙂

¡Déjame tu comentario, que me encanta escuchar tus historias y no te olvides valorar el artículo con estas estrellitas!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4,88 out of 5)
Cargando…

¡DISFRUTA DE PARIS!

 

Share

UN DÍA EN VARSOVIA: Todo lo que necesitas saber para aprovechar al máximo tu día en Varsovia

(Artículo cedido por Beatriz Pérez- Periodista y apasionada de los viajes)


Cuando hablamos de Polonia como destino turístico mucha gente piensa que tiene nada o muy poco que ver y, ¡todo lo contrario! Polonia es un país que desborda historia por sus cuatro costados y en el que tanto sus paisajes, como sus ciudades merecen una visita, además aún se encuentra dentro de esos países en los que por poco dinero puedes realizar unas vacaciones culturales impresionantes.

¿CÓMO LLEGAR A VARSOVIA?

Pero para ser más precisos y concretos, nos centraremos en Varsovia, su capital. Hasta allí puedes viajar con la compañía de bajo coste Ryanair y puedes hacerlo por muy poco dinero. En nuestro caso viajamos desde Madrid y en el aeropuerto de Modlin cogimos un autobús –que habíamos contratado en España—y que nos dejó en el Palacio de la Cultura, uno de los puntos neurálgicos de la capital polaca.

¿DÓNDE ALOJARTE EN VARSOVIA?

Si quieres hacer de tu viaje una experiencia ‘low cost’ en toda regla, te recomendaría optar por AirBnb –la plataforma en la que la gente alquila su apartamento o una habitación de su casa a un precio mucho más económico que un hotel--, aunque Polonia es un país muy barato por lo que si optas por un hotel tampoco te saldrá muy caro. Nosotras cogimos un apartamento privado con AirBnb en el barrio de Praga y todo fue de maravilla, no nos faltó detalle.

¿QUÉ VISITAR EN VARSOVIA?

De nuevo, si quieres que tu estancia en el país sea económica puedes optar por visitar la ciudad con un free tour. Nosotras estuvimos tan solo dos días, ya que después íbamos a visitar Breslavia –Wroclaw—y Cracovia. Por ello, además de por el precio, optamos por hacer un free tour del centro de la ciudad para conocer la mayoría de cosas en el menor tiempo posible y en nuestro caso lo hicimos con la empresa Free Walking Tour, que ofrece tours en español a diario y saliendo de la columna de Segismundo III.

En la visita conocimos la casa de Marie Curie, el monumento al alzamiento, platos típicos de Polonia, la plaza central o plaza del mercado con su famosa sirena, el monumento al pequeño insurgente, la barbacana y las murallas del casco antiguo.

Monumento al pequeño insurgente

Durante el tiempo libre que nos quedó entre varios tours dimos un paseo por el centro de la ciudad y visitamos la avenida donde se encuentra la universidad, a la que se puede acceder de manera gratuita y es muy bonita, y bajamos a ver los restos del muro que cerraba el Gueto de Varsovia y que hoy en día separa un colegio de un edificio residencial.

Por último, subimos a ver las vistas desde el Palacio de la Cultura, el edificio más grande de la ciudad que fue mandado construir por Stalin durante la época comunista. Su entrada cuesta 5 euros y subes en ascensor. Las vistas merecen la pena casi más por la noche.

Palacio de la Cultura

¿QUÉ COMER EN VARSOVIA? PLATOS TÍPICOS DE VARSOVIA

A raíz de este tour contratamos, con esta misma empresa, el tour gastronómico que empezaba un poco más tarde y costaba 12 euros, pero te daba a probar los principales platos de la comida típica del país. 

En la visita gastronómica, nuestra guía, que se llamaba Anna y hablaba un español-mexicano perfecto nos enseñó  varios restaurantes típicos de la zona donde pudimos probar zapiekankis,  oranjada, pierogi, vodka tomado al estilo polaco –con un pepinillo previo--, sopas típicas de pepinillo y remolacha en ‘bares de leche’ y un bollo preñado frito en manteca relleno de mermelada de rosas.

Sopa de pepinillo y remolacha

También hicimos una cata de cervezas polacas en el bar Piw Paw, un local con 96 tipos de cervezas.

Ella nos contó que hay patios de Varsovia remodelados que hoy en día albergan una cantidad de bares impresionante, así que tras la cata de cervezas fuimos a uno de estos patios en el que encontramos hasta treinta bares en un solo patio y todos ellos con un ambientazo.

Ya habéis visto qué económico puede salir viajar a un país como Polonia y a una ciudad como Varsovia que ofrece además tantas posibilidades. Por mi parte, ¡te lo recomiendo!

¡Si has visitado la ciudad y tienes alguna curiosidad que contarme déjame tu comentario, que me encanta escuchar tus historias y no te olvides valorar el artículo con estas estrellitas!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votes, average: 4,90 out of 5)
Cargando…

Además, si quieres conocer más detalles sobre esta ciudad, te animo a que escuches el programa sobre Varsovia de Viajero Curioso en Radio Viajera, la primera radio especializada en viajes. También puedes descargarte el programa para escucharlo cuando tú quieras 😀

<iframe id='audio_23687523' frameborder='0' allowfullscreen='' scrolling='no' height='200' style='border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;' src="https://www.ivoox.com/player_ej_23687523_4_1.html?c1=ff6600"></iframe>

Share

FORT WORTH – Un pueblo cowboy en el corazón de Texas



Rodeo, botas de piel, gorro de cowboy... ¿te recuerda a algo?

Yo antes de visitar Texas, tenía la idea que se tiene de las películas, las típicas películas americanas en las que aparecen los ranchos repletos de caballos, espacios verdes y grandes...pues he de decir que después de visitarlo, pienso que todo es exactamente igual que en las películas y mucho más bonito de cómo lo había imaginado.

Como ya he contado en otros post, soy azafata de vuelo y por tanto mis estancias en las ciudades son muy cortas (normalmente unas 24 horas), así que me gusta aprovechar al máximo el tiempo porque nunca se sabe cuándo será la próxima vez que vuelva a ese destino. 

Esta vez la tripulación estábamos alojados cerca del aeropuerto de DFW (Dallas Forth Work), en el hotel Dallas Addison Marriott Quorum (puedes ver toda la información del hotel pinchando aquí)

Era sábado, por lo que la opción que nos recomendaron en la recepción del hotel era ir a Fort Worth, un pueblecito al más puro estilo cowboy a unos 50 kilómetros de Dallas. 

Sábado = Noche de rodeo

Noche en la que los cowboys del pueblo se ponen las mejores galas para demostrar sus habilidades aguantando sobre un caballo, ¿quién se podía resistir a eso?¿Qué hay más típico en Texas que un rodeo?

Como Fort Worth está a unos 50 kilómetros del hotel en el que estábamos y el transporte público para llegar hasta allí no era muy bueno, decidimos alquilar un coche. Lo puedes hacer en el mismo hotel, ya que tienen una oficina especial para ello y con descuentos si estás alojado en el hotel. 

Si tienes carnet de conducir de la Unión Europea deberías poder alquilar coche en EEUU sin problemas, aunque yo siempre recomiendo llevar el carnet internacional por si acaso - son 10€ nada más-  y te puede ahorrar algún disgusto con el tema del seguro.

A la hora de contratar un seguro de coche alquilado en EEUU debes tener especial cuidado con lo que realmente estás contratando ya que algunas aseguradoras que indican que el seguro es a todo riesgo, pero luego siempre está la letra pequeña...es muy importante que la leas y te asegures 100% de lo que estás contratando. 

Nada más llegar a Fort Worth ya se podía ver el ambiente.

Lo que más me gustó es ver toda la gente paseando por las calles con sus botas de cowboy, sombreros y vaqueros, lo llevaban con orgullo. 


Como ilusos fuimos todos a la primera tienda a comprarnos un gorro de cowboy para ir bien mimetizados con el ambiente, pero nos quedamos con las ganas porque valían bastante para usarlo nada más que un día (el más sencillo no bajaba de los 50€), así que nos tocó comprarnos uno más humilde y cumplir la frase de "Quiero y no puedo".

A mí me recordó a lo que ocurre en España con los trajes de flamenca, están los típicos que te venden en la tienda de recuerdos que son para los turistas y los de "verdad" que son todo un arte.

Esta vez nos tocó actuar de turistas total.

Y AHORA QUE ESTÁS EN FORT WORTH, ¿QUÉ HACER?

Si has llegado hasta Fort Worth en coche lo principal es aparcarlo. Puede parecer bastante obvio lo que digo pero a nosotros nos costó un poco porque no quedaba claro dónde se podía aparcar y dónde no...

A la entrada del pueblo hay una zona de parking descubierto, pero OJO, que aunque parezca un poco descampado, ¡hay que pagar! Así que donde dejes el coche, aunque parezca que está bien aparcado, pregunta a algún lugareño si lo puedes dejar ahí para asegurarte.

Después lo más importante, acercarte a la calle principal Exchange Avenue, que es el centro del pueblo y disfrutar de todo lo que veas. A mitad de la calle tienes el Stockyards Rodeo (donde se celebra el rodeo).

Si tienes pensado ir al rodeo acércate a comprar las entradas lo primero para no quedarte sin hueco.

Puedes ver toda la información de los horarios y los próximos eventos en la web oficial:

www.stockyardsrodeo.com


A lo largo de la calle seguirás viendo el magnífico pueblo. Si vas entre semana no sé cómo estará de ambiente, pero sin duda el sábado no cabía un alfiler.

Llega hasta el final de la calle y encontrarás Fort Worth Stockyards Station. Merece muchísimo la pena llegar hasta aquí ya que es la zona en la que encontrarás el mayor número de tiendas, todo dentro de una antigua estación de tren.

Además, si tienes suerte encontrarás a unos cuantos cowboys haciendo teatro y simulando una lucha entre indios y cowboys.


¿DÓNDE COMER EN FORT WORTH?

Lógicamente en un pueblo cowboy lo suyo es comer unas costillas, hamburguesa o algo del estilo (verás que tampoco hay mucho más a parte de eso). Nosotros comimos en Cattlemen's Steak House, justo en la intersección entre Main Street y Exchange Avenue. 

Fuente: Google Images

El sitio estaba muy bien, ambientado tipo americano y la comida estupenda. Yo recomiendo las costillas sin lugar a duda.

Los precios están entre los 12-15$ por plato y de ahí para arriba. 

También es muy típico en Fort Worth el asador Billy Bob's, pero cuando nosotros quisimos ir había muchísima lista de espera y decidimos investigar algún sitio que no fuese el que recomendaban en todas las guías y estuvimos totalmente acertados.

Por la noche sí pudimos ir al Billy Bob's a cenar. Lo bueno de este restaurante y una de las razones por las que es tan famoso es porque si vas por la noche hacen espectáculo de bailes y esto sí que merece mucho la pena. 

Y ahora que ya has comido y has paseado por el pueblo nos vamos de rodeo.


EL RODEO AMERICANO EN FORT WORTH

Es sin duda lo que más me gustó de Fort Worth.

Si nunca has visto un rodeo, te comento que lo que ahí dentro se vive es un auténtico espectáculo.

Los cowboys realizan una serie de "pruebas" compitiendo unos con otros.

Una de las pruebas es la que todos conocemos como la del toro loco de las ferias. Sí, esa en la que te montas en un toro o caballo y tienes que agarrarte con todas tus fuerzas para no caer desplomado en la colchoneta...¿te suena? ¿A que es difícil? 

Pues imagínate cómo es en el rodeo de verdad en el que no hay colchoneta y encima el caballo es de verdad.

Las normas son muy sencillas: hay que aguantar 8 segundos encima del caballo/toro (según el tipo de campeonato que sea) sin tocar al animal y agarrándose solo con una mano a una cuerda atada al caballo y la otra en el aire. Y el que aguante más, es el que mayor puntuación obtiene. Además, se tiene en cuenta el estilo, la posición en el caballo....

Parece sencillo, si total son solo 8 segundos...pero no debe serlo tanto cuando la mayoría no lo alcanzaba...

Otro de los actos que más me gustó del rodeo fue en el que un señor subido de pie al lomo de un caballo empezó a hacer figuras y movimientos con una cuerda. Viendo como lo hacía parecía que la cuerda era totalmente flexible, parecía una auténtica culebra, en cambio, era una cuerda semi-rígida por lo que hacía que el espectáculo fuese aún más impresionante. 


He de decir que durante todo espectáculo del rodeo estuve en vilo pensando que alguno iba a salir mal parado de esas caídas del caballo, pero sí me gustó la forma con la que el pueblo vive esas competiciones. Había cowboys jovencísimos compitiendo y estoy segura de que es una tradición que han ido heredando de padres a hijos y para ellos estar ahí compitiendo además de ser una gran presión es un gran orgullo, un estilo de vida.



Y después de todo el día por ahí nos tocaba volver a descansar, que al día siguiente tocaba volar para volver a casa...

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Tienes alguna sugerencia que hacerme si has estado allí? Si tienes cualquier otra duda sobre este pueblo cowboy no dudes en escribirme, que quedarse con dudas es muy malo 🙂

¡Déjame tu comentario, que me encanta escuchar tus historias y no te olvides valorar el artículo con estas estrellitas!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Además, si quieres conocer más detalles sobre esta ciudad, te animo a que escuches el programa sobre Fort Worth de Viajero Curioso en Radio Viajera, la primera radio especializada en viajes. También puedes descargarte el programa para escucharlo cuando tú quieras 😀


Share

Todos los consejos a tener en cuenta para viajar con bicicleta en avión o en tren.

vacaciones-con-bicicletas

¿Listos para ir de vacaciones? Lo tenemos todo: la reserva de los vuelos, el hotel, una lista larga y exhaustiva de todos los lugares que vamos a visitar, pero nos falta el transporte. A menudo, éste suele ser clave a la hora de elegir el hostal u hotel en donde nos alojaremos; y terminamos en un hospedaje céntrico y bien conectado con el transporte público. Pero hay un as bajo la manga al alcance de todo viajero que pasa casi siempre desapercibido: la bicicleta.
Una bici puede cambiar la forma en que vas de vacaciones, como ya ha cambiado la rutina de mucha gente que va a trabajar todos los días o sale los fines de semana. En este artículo vamos a repasar todo lo que debes tener en cuenta para ir de vacaciones con tu bici, ya sea a una ciudad, al mar o la montaña en tren o en avión.

¿Cómo llevar una bici en avión?

El hecho de tener que transportar la bicicleta es uno de los principales factores que hacen que no la tengamos en cuenta para viajar, ya que ocupa espacio y ya vamos cargados con nuestras maletas.
Si viajas en avión, una bicicleta sería lo que se denomina equipaje especial o deportivo y tiene que viajar correctamente protegida y embalada en la bodega del avión. Los procedimientos están muy estandarizados para todas las aerolíneas, si bien presentan algunas diferencias.
viajar-con-bicicleta-en-avion

Por ejemplo, en aerolíneas low cost como Vueling, sólo se permite un bulto por “equipaje especial” facturado. En el caso de una bicicleta no será un problema. Este equipaje no puede exceder los 50kg y altura máxima de 2,70m. Esto tampoco supondrá un problema para llevar tu bici, incluso las bicis eléctricas no son tan pesadas como para llegar a 50 kg, pero deben viajar sin motor.
En ésta aerolínea sí ponen especial énfasis en que las bicis estén plegadas, con el manillar fijo hacia los costados, sin pedales y con ruedas deshinchadas. Sobre todo que sea un solo bulto y esté colocada en una caja o funda.
En Easy Jet no es muy diferente, lo llaman “equipamiento deportivo” y lo diferencian por grande o pequeño. Las bicis entran en la categoría de “equipo deportivo grande” (hasta 32 kg) y para llevarla hay que pagar una tarifa adicional que puedes contratar al comprar tu vuelo.
También solicitan que las bicis estén debidamente embaladas en cajas o fundas y que el manillar esté alineado con el cuadro, quitar los pedales o plegarlos si fuera posible. Cabe destacar que no debes nunca embalar dos bicicletas juntas o incluir ropa en la caja.
Ryan Air es una de nuestras low cost favoritas, por eso también tiene sus trucos para facturar bicicletas. Debes hacerlo por Internet, ya que por teléfono o en el aeropuerto tiene un precio más alto, sobre todo en temporada alta. Las bicis que vuelen por Ryan Air no deberían pesar más de 30 kg, y deben estar a su vez en una caja o bolsa protectora. Además, no permiten las bicicletas eléctricas.
Verifica siempre con tu aerolínea las condiciones para transportar bicicletas, ya que como ves, pueden variar bastante. Y ten en cuenta que en la mayoría de los aeropuertos, el equipaje especial se entrega y se recoge en cintas diferentes de las maletas.

¿Cómo llevar una bici en tren?

En tren la historia no es tan diferente al avión, pero gozas de mayor libertad y equipaje para llevar. Renfe permite viajar con 3 bultos por persona incluidos en tu billete de tren, así que si tu bicicleta cumple los requisitos, la puedes llevar contigo. Sus dimensiones empaquetada no deben exceder los 120 x 90 x 40 cm (largo-alto-ancho). Tu bici debe viajar plegada o desmontada con su manillar debe ir alineado con el cuadro y los pedales desmontados.
En los compartimentos con camas y literas, no debe haber más de 2 bicicletas. Incluso en los trenes de Media Distancia Convencional, Cercanías y Ancho Métrico, si tu bici es plegable, no es necesario llevarla en caja o funda. Aunque si tu bici no puede plegarse, es posible que tengas que pagar 3 euros por llevarla.
viajar-con-bici-en-tren

Si vas recorrer Europa en TGV, puedes viajar con tu bicicleta, siempre y cuando puedas llevarla en una bolsa de 120 x 90 cm. Aunque ellos mismos aconsejan realizar una reserva de simulación online y si aparece un ícono de una bici, es porque se trata de un tren apto para llevar bicicletas.
Para viajar con bici en el Eurostar, la bicicleta debe ir plegada y en una bolsa de no más de 85 cm. De lo contrario puede tener un costo adicional que va desde los 15€ a los 29€, dependiendo de si tu bici va plegada o no.
Por otro lado los trenes Thalys, permiten únicamente bicicletas plegadas en bolsas de 120 x 90 cm. Mientras que si vas a ir por Francia, en la mayoría TER, hay un cupo limitado de bicis por tren, así que debes ir a la estación con antelación.

Podemos decir que esta es la opción elegida por muchos, por ejemplo, cuando quieren realizar el camino de Santiago en bici.

¿Qué bici es la mejor para llevar de vacaciones?

La mejor bici que puedes llevar de vacaciones es la tuya. De eso se trata al final, de ahorrar en transporte público, y utilizar un medio amigable, ágil y divertido. Pero si no tienes bicicleta o piensas comprar una para viajar, el tipo de bicicleta que quieras llevar dependerá para qué quieras usarla. No será lo mismo si viajas a practicar MTB o hacer rutas por Alemania que si quieres ir a una pequeña ciudad y usarla para recorrer.
mejores-bicicletas-plegables-para-viajes
Si tu objetivo es comprar una bicicleta para viajar en avión o tren y hacer turismo con ella, no cabe dudas que las mejores son las bicicletas plegables. Como hemos visto anteriormente, una bici plegable será más fácil de embalar, transportar y compatible no sólo para ir en tren o avión, sino en otro transporte público como metro o bus. También puedes encontrar bicicletas plegables MTB si lo que buscas es un uso más deportivo.

Para ir en bici, el destino sí importa

Si vas a una ciudad, es mejor ir preparado para evitar sorpresas y que nuestra bici no termine por ser una pieza de equipaje que apenas utilicemos.
Así que para saber si una ciudad está bien preparada para hacer turismo en bicicleta, te aconsejamos verificar ayuntamientos locales para saber si promueven el uso de bicicletas o no (por ejemplo, si hay servicios como BiciMad, Bicing o Valenbisi).
Esta pequeña verificación la puedes hacer online y es un buen indicador de que la ciudad que visitas tendrá carriles bici y parkings para disfrutar al máximo.
Si te decides por un destino de playa, una bici será genial para ir y volver, pasear por la costa e incluso salidas nocturnas. Unos buenos accesorios para bicicleta, como bolsas de lona o alforjas, pueden ayudarte a llevar todo lo que necesitas del hotel a la playa.
vacaciones-con-bicicletas

Si tu destino es la montaña, y además te gusta el MTB, lo disfrutarás el doble. Practicar senderismo es fabuloso y recorrer esos caminos en bici es muy divertido. No te desanimes si no puedes plegar tu mountain bike. Siempre puedes desmontar las ruedas para que ocupe menos espacio.
Sabemos que viajar con la bici no es fácil, pero realmente vale la pena si lo intentas, y puede cambiar tu experiencia en cualquier ciudad. Si aún no te decides a llevarla, no deberías descartar los tours guiados ni los alquileres por hora, que por poco dinero también pueden convertir tus vacaciones en una experiencia inolvidable.

Y ahora te toca a ti, ¿Qué viajes has realizado con la bici? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Nos recomiendas alguna ruta en concreto por cualquier parte del Mundo?

Share

DHIFFUSHI, UN PARAÍSO EN LAS ISLAS MALDIVAS

Disfruta de unas vacaciones low cost en las Islas Maldivas

La gente dice que Maldivas es un lugar paradisíaco, con playas increíbles de arena blanca y... ¡no les falta razón!

Esta vez ha tocado una mini escapadita de 4 días a este conjunto de islas en mitad del Océano Índico.

¿Dónde alojarse en Dhiffushi?

La isla que elegimos fue la de Dhiffushi, perteneciente al conjunto de islas de Kaafu. El hotelito en el que nos alojamos (digo hotelito porque tiene solo 7 habitaciones) se llama Bibbe Maldives.

bibee maldives

Estaba la duda de alojarse en un típico resort o la de buscar algo más económico y pequeño. Optamos por algo más sencillo, también por temas de presupuesto, pero la decisión no pudo ser más acertada.

El hotel estaba justo a pie de playa. Las habitaciones, aunque sencillas, estaban muy limpias y cuidadas. Además el personal que trabaja allí nos hizo sentirnos como en casa desde el primer momento. La frase que dijo el chico que se encarga del hotel nada más conocernos, ahora nuestro amigo Shayad, fue "Queremos haceros sentir que esta es como vuestra segunda casa, solo queremos que el tiempo que paséis con nosotros estéis felices" y así fue.

entrada bibee maldives

Vista de la entrada del Bibee Maldives

entrada bibee maldives 2

El vuelo lo realizamos con Emirates desde Dubái con destino Male International Airport o también conocido como Velana International Airport.

Como nota he de decir que los españoles no necesitan visado para entrar en Maldivas (al menos a fecha de marzo de 2017)

Una vez en el aeropuerto fue necesario coger un barco de unos 20 minutos que te lleva del aeropuerto a Male, la capital (1$) y una vez allí coger un ferry rápido de 45 minutos (25$) que te lleva a la isla de Dhifushi.

El ticket del barco a Male se puede comprar allí en el momento y el ferry rápido lo reservamos a través del hotel.

isla de male

Imagen de Google Maps

La isla de Male está situada al lado de la isla del aeropuerto- Hulhule, pero no está conectada por carretera por eso es necesario coger el barco que os comento de unos 20 minutos. 

isla male ferry

Imagen Google Maps

Una vez en Male podéis andar hasta el lugar donde se coge el barco a Dhiffushi, que es el que aparece con el nombre de "altec" - Son solo unos 5 minutos andando. 

atolón de Kaafu

Atolón de Kaafu- Imagen Google Maps

Otra de las opciones que te da el hotel es el poder coger un barco privado (unos 220$) que puedes compartir con otras personas y te lleva directamente desde el aeropuerto a Dhiffushi.

Os recomiendo calcular bien los horarios del avión con los del barco en Male, ya que solo hay uno al día, excluyendo el viernes que no hay barco puesto que es su día de descanso.

Esta recomendación es porque en Male no hay básicamente nada que merezca la pena hacer. Nosotras tuvimos que esperar allí 5 horas y se nos hicieron eternas, por lo que si las conexiones que tenéis no son buenas, es bueno plantearse el pedir el barco privado.

La isla es muy pequeña, en menos de 10 minutos puedes andar de un lado a otro de la misma, pero su playa es increíble.

Al ser un país musulmán, en Dhiffushi no está permitido el alcohol, ni tampoco ir en bikini fuera de la playa (aunque en realidad es como en España, que una vez que sales al paseo marítimo tampoco sueles ir en bikini). Sin embargo, en la playa no hay problema de ir en bikini, es lo que llaman allí "Bikini Beach". 

playa dhiffushi

Vista desde la playa del Bibee Maldives

atardecer dhiffushi
puesta sol dhiffushi

¿Dónde se come en una isla tan pequeña como Dhiffushi?

Nosotras la mayoría de los días comimos en nuestro hotel, ya que tiene una terracita en la azotea con unas vistas muy bonitas.

También investigamos el restaurante del hotel Rashu Hiyaa y una pequeña terracita en el centro de la isla llamada Faruma. En todos ellos el personal súper amable y acogedor.

Acerca de los precios en la isla, el comer es muy barato, cada plato aproximadamente unos 7-8$ y de cantidades grandes.

vista dhiffushi

Vista general Dhiffushi - Imagen Google Maps

¿Qué se puede hacer en Dhiffushi?

En cuanto a excursiones nosotras solo hicimos la del crucero de ir a ver a los delfines (30$), pero había muchas más como snorkel con tortugas, kayak, visitar un banco de arena en mitad del mar “sandbank” (ni lo consideramos porque con lo fuerte que era el sol allí, nosotras nos quemamos el primer día y cualquiera se iba a un trocito de arena desierta jiji).

Lo de los delfines me gustó muchísimo porque no había visto delfines en libertad tan de cerca nunca. Había unos 10 nadando juntos y la verdad que fue una pasada. Estábamos como niñas pequeñas observando todos los delfines. Además, nos habían dicho que para que saliesen teníamos que aplaudirles, así que ahí estábamos las 3 aplaudiendo y cantando a los delfines. 

Y después de nuestros 4 días estupendos en Maldivas tocaba volver a casa, pero no descarto que vuelva algún día.

Si tú también quieres ir a esta isla tan increíble, empieza haciendo tu reserva de hotel, puedes hacerlo directamente pinchando en el siguiente enlace: 

Además, solo reservando a través de este enlace conseguirás un reembolso de 15€ directamente de la mano de Booking. Puede parecerte poco dinero, pero si estamos hablando de unas vacaciones los cost, ten en cuenta que 15€ son ya dos comidas en el restaurante del hotel!!


Este el primer paso para creerte que las vacaciones se acercan y son reales 😀 

¡Déjame tu comentario, que me encanta escuchar tus historias y no te olvides valorar el artículo con estas estrellitas!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4,67 out of 5)
Cargando…

Si quieres conocer más detalles sobre esta ciudad, te animo a que escuches el programa sobre Dhiffushi de Viajero Curioso en Radio Viajera, la primera radio especializada en viajes. También puedes descargarte el programa para escucharlo cuando tú quieras 😀


Share

1 DÍA ES 1 DÍA EN CHICAGO – QUÉ VER

Acabo de aterrizar después de mi viaje a Chicago y he vuelto encantada. Siempre que viajo a Estados Unidos vuelvo con esa sensación. Hasta ahora sólo he estado en las principales ciudades, como Nueva York, Boston y Seattle, pero la sensación es siempre buena, la gente es muy amable y el ambiente en la calle transmite buen rollo y energía. Simplemente el entrar en cualquier tienda y que te pregunten cómo estás, qué tal estás pasando el día y de qué país vienes (lo sé, eso demuestra que mi inglés no es tan bueno como yo pensaba) ya me transmite buenas sensaciones. Parece algo simple, pero desgraciadamente es algo que se está perdiendo.

Estuve solo un día en la ciudad, pero te voy a contar cómo aprovecharla al máximo cuando se tiene poco tiempo. 

¿Dónde alojarse en Chicago?


Mi hotel estaba cerca del aeropuerto de O'Hare, el Hyatt Regency. El hotel es perfecto si vas a pasar poco tiempo en la ciudad y necesitas estar cerca del aeropuerto, ya que está solo a 5 minutos del aeropuerto, en la parada de tren de Rosemont. Además,  está muy bien conectado con el tren tanto con el aeropuerto como con el centro - en solo 30 minutos estás en pleno centro de la ciudad.

El hotel me pareció muy curioso, porque es muy grande y desde que entras en el lobby es como si estuvieses en una especie de paisaje futurista. Imagina un cuadrado muy grande rodeado de pasillos y pasarelas que cruzan de un lado a otro y todo esto recubierto plantas verdes...No te lo imaginas, ¿verdad? Sí, es difícil de explicar para que lo entiendas bien, así que mejor te pongo una foto jaja.

El hotel tiene muchas prestaciones, el desayuno buffet es muy amplio, las habitaciones son grandes y reformadas y si tienes la suerte de ir en verano, tienes piscina. En mi caso he estado dos veces en este hotel, una en primavera y la otra en invierno que hacía aproximadamente -10ºC, así que no pude disfrutar de ella. 

La zona del hotel es muy tranquila. Es una zona con hoteles para convenciones y reuniones. 


Desde ahí cogí la línea azul del metro hasta la estación de Jackson, para llegar a lo que llaman en Chicago “The Loop”, considerada la zona centro.

El precio del billete del metro son 3$ para un billete sencillo y 10$ para el pase diario. En mi caso compré el pase diario, pero recomiendo que si tienes poco tiempo en la ciudad compres el sencillo, puesto que si te quedas en la zona centro vas a poder conocer casi todo andando.

A unos 7 minutos andando de la estación de Jackson está la famosa Willis Tower, que tiene una zona en la que el suelo es de cristal. A mí, como buena miedosa que soy me dio mucho vértigo, pero las vistas son espectaculares y es una gran experiencia. Está abierta todos los días del año y el precio son 22$ la entrada normal y 49$ la entrada rápida "Fast-tracken la que no tienes que esperar colar.

La diferencia de precio es bastante grande, por lo que es mejor ir prontito para estar los primeros en la fila ya que cuando yo estuve (pagando la entrada normal) el tiempo de espera fue de más de una hora.

Tienes toda la información de horarios pinchando en el enlace: 

willis tower

De ahí me di un buen paseo hasta el Millenium Park, el parque en el que se encuentra el conocido monumento “The Bean”. Parece una judía gigante de acero inoxidable aunque en realidad fue creada por el artista Anish Kapool y simula el mercurio líquido.

Si te gustan las fotos chorras, puedes perder aquí la noción del tiempo. A mí me pareció muy divertido hacer fotos reflejándome y es muy bonito hacerlas con los rascacielos de fondo, si buscas algo un poco más profesional.

the bean chicago
the bean

Al hacer tan buen día (no os dejéis llevar por las super nubes de la foto), era visita obligatoria acercarme hasta el Navy Pier, que se encuentra a la orilla del lago. Está a unos 15-20 minutos andando desde The Bean. Te recomiendo que sigas un mapa o le pidas a algún lugareño que te guíe el camino, ya que yo me dejé llevar por mi orientación puesto que se veía el Pier a lo lejos y di un buen rodeo. Había algunas calles sin salida y otras cortadas con obras, así que si dudas, siempre mejor preguntar. 

El Navy Pier un largo “paseo marítimo” lleno de bares y en él encontramos el Ferris Weel (noria, para los amigos). Merece la pena pasar un rato allí descansando, ya que las vistas del la ciudad y el río son preciosas.

vista navy pier
navy pier chicago

Hay muchos sitios en el Navy Pier para comer, pero yo no probé ninguno porque teníamos el plan de ir a una pizzería muy conocida en Chicago, Lou Malnati's, que hacen lo que llaman “deep dish pizza”. Para mí, tiene más forma de pastel, pero con sabor a pizza. Si te gusta la pizza sin duda no te la puedes perder. Eso sí, te recomiendo pedir el tamaño “Personal” que es más que suficiente para una persona.

Hay unos 7 restaurantes de esta cadena en Chicago, por lo que puedes elegir el que tengas más cerca. 

lou malnatis chicago
pizza lou malnatis

Después de la súper comilona, sólo quedaban fuerzas para ir dando un paseo hasta la zona de tiendas de la ciudad, Magnificent Mile. Aquí están todas las tiendas conocidas, una locura si aún te queda dinerito para gastar después de todo el día.

Este fue mi día express en Chicago. Me quedarán probablemente muchas cosas por visitar, pero estoy deseando poder volver a la ciudad y seguir explorando.

¿Te ha gustado esta ciudad, verdad? Empieza a planear tu escapada reservando tu hotel!

Si conoces sitios interesantes de Chicago o alrededores, no dudes en contármelos para que pueda ir en mi próxima visita. Cualquier consejo será súper bien recibido.

¡Déjame tu comentario, que me encanta escuchar tus historias y no te olvides valorar el artículo con estas estrellitas!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Además, si quieres conocer más detalles sobre esta ciudad, te animo a que escuches el programa sobre Chicago de Viajero Curioso en Radio Viajera, la primera radio especializada en viajes. También puedes descargarte el programa para escucharlo cuando tú quieras 😀

Share