DHIFFUSHI, UN PARAÍSO EN LAS ISLAS MALDIVAS

La gente dice que Maldivas es un lugar paradisíaco, con playas increíbles de arena blanca y... ¡no les falta razón!

Esta vez ha tocado una mini escapadita de 4 días a este conjunto de islas en mitad del Océano Índico.

La isla que elegimos fue la de Dhiffushi, perteneciente al conjunto de islas de Kaafu. El hotelito en el que nos alojamos (digo hotelito porque tiene solo 7 habitaciones) se llama Bibbe Maldives.

Podéis ver todos los vídeos y la información sobre el hotel en su web: www.bibeemaldives.com

Estaba la duda de alojarse en un típico resort o la de buscar algo más económico y pequeño. Optamos por algo más sencillo, también por temas de presupuesto, pero la decisión no pudo ser más acertada.

El hotel estaba justo a pie de playa. Las habitaciones, aunque sencillas, estaban muy limpias y cuidadas. Además el personal que trabaja allí nos hizo sentirnos como en casa desde el primer momento. La frase que dijo el chico que se encarga del hotel nada más conocernos, ahora nuestro amigo Shayad, fue "Queremos haceros sentir que esta es como vuestra segunda casa, solo queremos que el tiempo que paséis con nosotros estéis felices" y así fue.

El vuelo lo realizamos con Emirates desde Dubái con destino Male International Airport o también conocido como Velana International Airport.

Como nota he de decir que los españoles no necesitan visado para entrar en Maldivas (al menos a fecha de marzo de 2017)

Una vez en el aeropuerto fue necesario coger un barco de unos 20 minutos que te lleva del aeropuerto a Male, la capital (1$) y una vez allí coger un ferry rápido de 45 minutos (25$) que te lleva a la isla de Dhifushi.

El ticket del barco a Male se puede comprar allí en el momento y el ferry rápido lo reservamos a través del hotel.

La isla de Male está situada al lado de la isla del aeropuerto- Hulhule, pero no está conectada por carretera por eso es necesario coger el barco que os comento de unos 20 minutos. 

Una vez en Male podéis andar hasta el lugar donde se coge el barco a Dhiffushi, que es el que aparece con el nombre de "altec" - Son solo unos 5 minutos andando. 

Otra de las opciones que te da el hotel es el poder coger un barco privado (unos 220$) que puedes compartir con otras personas y te lleva directamente desde el aeropuerto a Dhiffushi.

Os recomiendo calcular bien los horarios del avión con los del barco en Male, ya que solo hay uno al día, excluyendo el viernes que no hay barco puesto que es su día de descanso.

Esta recomendación es porque en Male no hay básicamente nada que merezca la pena hacer. Nosotras tuvimos que esperar allí 5 horas y se nos hicieron eternas, por lo que si las conexiones que tenéis no son buenas, es bueno plantearse el pedir el barco privado.

La isla es muy pequeña, en menos de 10 minutos puedes andar de un lado a otro de la misma, pero su playa es increíble.

Al ser un país musulmán, en Dhiffushi no está permitido el alcohol, ni tampoco ir en bikini fuera de la playa (aunque en realidad es como en España, que una vez que sales al paseo marítimo tampoco sueles ir en bikini). Sin embargo, en la playa no hay problema de ir en bikini, es lo que llaman allí "Bikini Beach". 

¿Dónde se come en una isla tan pequeña?

Nosotras la mayoría de los días comimos en nuestro hotel, ya que tiene una terracita en la azotea con unas vistas muy bonitas.

También investigamos el restaurante del hotel Rashu Hiyaa y una pequeña terracita en el centro de la isla llamada Faruma. En todos ellos el personal súper amable y acogedor.

Acerca de los precios en la isla, el comer es muy barato, cada plato aproximadamente unos 7-8$ y de cantidades grandes.

¿Qué se puede hacer en Dhiffushi?

En cuanto a excursiones nosotras solo hicimos la del crucero de ir a ver a los delfines (30$), pero había muchas más como snorkel con tortugas, kayak, visitar un banco de arena en mitad del mar “sandbank” (ni lo consideramos porque con lo fuerte que era el sol allí, nosotras nos quemamos el primer día y cualquiera se iba a un trocito de arena desierta jiji).

Lo de los delfines me gustó muchísimo porque no había visto delfines en libertad tan de cerca nunca. Había unos 10 nadando juntos y la verdad que fue una pasada. Estábamos como niñas pequeñas observando todos los delfines. Además, nos habían dicho que para que saliesen teníamos que aplaudirles, así que ahí estábamos las 3 aplaudiendo y cantándo a los delfines. 

Y después de nuestros 4 días estupendos en Maldivas tocaba volver a casa, pero no descarto que vuelva algún día.

Dudas, comentarios o cualquier ayuda que necesitéis aquí estoy para recibiros :D














One Comment

Nos encantará escuchar tu experiencia. ¡Déjanos un comentario!

Your email address will not be published.

Spam protection by WP Captcha-Free