Cuando pensamos en un viaje a la Riviera Maya pensamos en sus paradisiacas playas, en las ruinas arquitectónicas de los Mayas, en las piñas coladas que nos vamos