Los beneficios de alquilar un coche en vacaciones

Ha llegado el momento de irnos de vacaciones. Hemos invertido mucho tiempo en elegir el lugar más adecuado y el alojamiento perfecto para desconectar de la rutina. Llegamos a nuestro destino y nos encontramos en un núcleo turístico del que es difícil escapar. “Si tuviéramos vehículo”. Es el momento de conocer los beneficios que nos va a proporcionar alquilar un coche en nuestras vacaciones.

Un coche de alquiler para disfrutar de cada momento.

Bajamos del barco o el avión y nos encontramos, cargados con nuestro equipaje, con el primero de nuestros problemas. Hay que llegar a nuestro alojamiento. Si tuvimos la gran idea de comprobar las conexiones del aeropuerto, puede que nuestro traslado transcurra sin mayor problema. Tendremos que ir gastando un poco de tiempo de nuestras vacaciones en un desplazamiento que parece interminable. Pero también es posible que, dependiendo de la época del año, algunas líneas de transporte se encuentren saturadas. O lo que es peor, no estén en funcionamiento.

alquilar-coche-en-vacaciones

Siempre nos va a quedar la opción de coger un taxi. Si encontramos alguno claro está. En determinados meses, algo tan simple puede alcanzar el grado de imposible.  Lo que sí debemos tener claro es que ese traslado nos va a salir bastante más caro que un coche de alquiler.

Hemos llegado al recinto hotelero y soltamos las maletas. La habitación es perfecta y nos disponemos a disfrutar de nuestro merecido descanso. Si hemos elegido un lugar cercano a la playa, un chapuzón puede ser una buena forma de relajarnos. Tras coger nuestra toalla nos acercamos hasta la playa más próxima e intentamos coger un sitio entre otros cientos de turistas.

Descansamos un rato mientras nos salpican arena o agua el resto de transeúntes. Para esto nos hubiésemos quedado en casa. Debe haber alguna playa más solitaria. Tras mirar en Internet descubrimos la playa perfecta, solitaria, tranquila. Tan sólo hay un pequeño problema. No hay autobuses. Si los hubiera, ya no sería ni tranquila ni solitaria.

Si nos tenemos que coger un taxi, nuestro presupuesto vacacional se va a disparar. Hablamos de la ida, porque a la vuelta no encontraremos parada de taxi y tendremos que llamar para que vengan a recogernos. Más tiempo desperdiciado de nuestras vacaciones.

A la hora de la cena, saldremos a buscar ese restaurante que nos recomendaron unos amigos. Siempre y cuando no esté muy lejos. Tras la cena, vamos a disfrutar de la noche. Las grandes salas suelen estar retiradas de los núcleos turísticos por lo que desplazarnos hasta ella, vuelve a ser una mala opción sino disponemos de coche de alquiler.

Al cabo de unos días de vacaciones, ese aire de libertad que esperábamos encontrar se ha convertido en la misma rutina diaria. Si estamos en una ciudad bien comunicada, aún tendremos la oportunidad de desplazarnos con la sensación de que nuestras vacaciones se están escapando entre esperas y transbordos.

Hay localidades, especialmente en la costa y en algunas islas, donde no disponer de vehículo puede suponer la diferencia entre unas inolvidables vacaciones y unas vacaciones para olvidar. Por ejemplo, visitar Tenerife en coche de alquiler poco tiene que ver con llegar hasta nuestro hotel y quedarnos sin disfrutar de la costa y el paisaje tinerfeño.

Cada minuto de tus vacaciones es oro

En vacaciones cada segundo cuenta. Es un tiempo precioso que no podemos desperdiciar después de lo que nos ha costado. Alquilar un automóvil es la opción perfecta para aprovechar cada instante y disfrutar de una sensación plena de libertad. Podremos recorrer cada rincón que deseemos y parar a nuestro antojo, sin prisas, sin esperas. Incluye un coche en tu presupuesto para el próximo viaje.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Spam protection by WP Captcha-Free